Está dirigida a cualquier paciente: niños mayores de 5 años, pacientes que padecen ansiedad o miedo a las agujas, personas diabéticas o incluso pacientes con alguna cardiopatía.

  • La sedación endovenosa provoca en el paciente una ligera disminución del nivel de conciencia.
  • Se realiza mediante suero canalizado a través de una vena de la mano.
  • Beneficia principalmente a los pacientes que sufren mayor ansiedad en la consulta del dentista.