Labor humanitaria en el Campamento de Refugiados Saharaui

Clínica Dental Javier Blanco Labor humanitaria

El 17 de febrero de 2007 el equipo de Clínica Dental Javier Blanco salíamos del Aeropuerto de Asturias, cargados con maletas, máquinas y material clínico, para pasar una semana en el Campamento de Refugiados Saharaui ayudando a los que más lo necesitan. A las 00:15 aterrizamos en el aeropuerto militar de Tinduf. Allí conocimos a Indio, el encargado de recibirnos y llevarnos a nuestro alojamiento. Aprovechamos la media hora de trayecto para enterarnos de la situación del país y de sus costumbres. También para disfrutar del cielo, que gracias a la ausencia de luces artificiales tenía más estrellas de las que se pueden contar. Aproximadamente a la 1 de la mañana llegábamos a nuestro destino.

Nos alojamos en una especie de residencia compuesta por barracones de adobe. Al día siguiente, a pesar del cansancio y de ser domingo, empezamos la jornada temprano. El hospital estaba en medio de la nada: sucio, destartalado… Curiosamente, a pesar de las condiciones en las que se encontraba, la clínica tenía el mismo olor característico de todas las clínicas del mundo. ¡Y eso es muy reconfortante a tantos kilómetros de distancia! A los pacientes no parecía importarles que no hubiera aspirador o agua en la escupidera. Llegaban, se sentaban y esperaban resignadamente a que hiciéramos nuestro trabajo. ¡Salvo algunas excepciones todos tenían la boca bastante bien!

Durante nuestra estancia en el Sahara descubrimos por qué nuestros pacientes tenían tanto desgaste oclusal: por la arena que arrastra el Siroco, el viento del desierto, que se mete por cualquier parte. Uno de los días el viento era tan fuerte que no pudimos trabajar, ya que se había ido la luz y no funcionaba nada. Sin embargo, a pesar de los contratiempos, disfrutamos enormemente de esta experiencia tanto en lo personal como en lo profesional. Fue muy gratificante poder ayudar a personas que lo necesitaban y que hacían decenas de kilómetros para visitarnos en el centro sanitario. En el terreno personal descubrimos la grandeza de la cultura saharaui: atentos, agradecidos, encantadores y felices, a pesar de no tener nada. Una experiencia solidaria que sin duda repetiremos.

Javier Blanco entrevistado por la revista Maxillaris

Clínica Dental Javier Blanco Labor humanitaria Tratamientos

Hay pasiones que se llevan en la sangre y, en el caso de Javier Blanco, la fotografía. Esto le llevó a estar trabajando para el periódico As, As Color y Televisión Española, mientras estudiaba Medicina. No sólo acabó dicha carrera sino que además, para entonces se había convertido en realizador de Televisión Española. Y aunque quería ser ginecólogo como su padre, acabó por especializarse en estomatología para ser así, dentista.

JBTomó una excedencia de diez años para dedicarse enteramente a su clínica, pero al pasarse del plazo no pudo volver a su antiguo puesto, por lo que lo dejó. Pero cuando una puerta se cierra, se abre una ventana, y esto mismo fue lo que le pasó a Javier Blanco. Él hacía vídeos caseros en verano y se los enviaba a sus amigos. Gracias a esto, Gonzalo Suárez, amigo desde hacía años, le propuso colaborar con él en un cortometraje convirtiéndose así en el director de fotografía de El genio tranquilo. Y a partir de ahí, realizó alguna producción más con este, y otras con Alberto Pardo.

Toda esta trayectoria ha hecho que entre como académico de en la Real Academia del Cine, lo cual supone un gran honor para él. Y como no hay nada mejor que la tierra, ha participado en el rodaje La torre de Suso.

El problema de estar viviendo este gran sueño, es el deber de tener que compaginarlo con su trabajo, cosa que también le encanta. Según sus palabras “todo se consigue a base de sacrificar horas de sueño, tiempo con la familia y algunas horas de la consulta”.

A la hora de preparar todo el trabajo que hace como director de fotografía, lo primero es leerse el guión tanto a solas, como con el director y el jefe de iluminación. De esta manera ya pueden ir definiendo los escenarios, planos, etc. Y para que todo esto salga perfecto, es imprescindible tener una buena relación con el director, su ayudante… así todo será más fluido, evitando problemas entre el personal.

Rodaje Genio Tranquilo  Foto José Pandal   6Otra cosa muy importante en un rodaje es tener las localizaciones bien atadas y grabar todas las escenas que sean en el mismo sitio del tirón, de esta forma todo será mucho más cómodo.

Como director de fotografía galardonado, Javier ha trabajado con grandes actores como Maribel Verdú o Aitana Sánchez Gijón y, por lo tanto, sabe manejar presupuestos elevados. Por eso explicaba que el porcentaje que se destina a su departamento, ronda en torno a un tercio del coste de la película. Por suerte, en España se cuenta con grandes directores de fotografía y estos están bien valorados.

A Blanco siempre le ha gustado mucho la televisión y ese pequeño estrés con el que trabajas siempre, pero si tuviera que elegir se quedaría con el cine. No hay errores del directo, todo se puede corregir, se está al aire libre…JB2En cuanto a sus gustos sobre cine los define así “Destacaría mi gusto por aquel cine que hace que el espectador piense sobre lo que ha visto y pueda generar un debate con otro espectador”.

Sobre el tipo de odontología que llevan a cabo en su clínica contaba que “Realizo muchos tratamientos de implantología y trabajo muy a menudo con sedación consciente, pero sobre todo se me reconoce por mi labor con pacientes discapacitados, ya que atiendo a muchos disminuidos físicos y psíquicos. También, gracias a la sedación consciente, cuento con muchos pacientes que requieren tratamientos en una única sesión, ya sea por fobia al dentista o por el hecho de no disponer de tiempo”.

Parece ser que Javier Blanco es de esas pocas personas que, aparte de tener su negocio para ganar dinero, también lo hace por satisfacción personal. Poder ayudar a gente con discapacidades no es fácil, pero todo será más sencillo si intentas entenderlos y los tratas como se merecen. Además, tanto él como su familia han estado en África varias veces atendiendo a la población saharaui que vive en un campamento de refugiados.

fotoequipo2

Como ven, este hombre está lleno de sorpresas. Un chico que pasa de ser amante de la fotografía a estudiar Medicina. De realizar prácticas en las unidades de ginecología a especializarse en estomatología. Y de realizador de televisión a director de fotografía en películas. Y todo esto sin desatender su clínica. Hombres así, quedan pocos.

Si quieres leer la entrevista completa, puedes hacerlo en el siguiente link http://bit.ly/1InuFNC que pertenece a la revista Maxillaris, Comunicación global en Odontología.

logo_0

Dentistas Sobre Ruedas

Dentistas Sobre Ruedas

Labor humanitaria

Tú vas allí y lo que tú puedas hacer o dar no es nada comparado con lo que ellos te dan a ti, con lo que aprendes. Yo he ganado mucho más de lo que pueda haber dado”.niña africana

Pedro es protésico dental en Madrid. Cuando estaba sondeando qué hacer para volver a África, cayó en sus manos una entrevista titulada “Un dentista solidario”. Era de alguien que había viajado a Mauritania y Senegal, con la organización Dentistas Sobre Ruedas. Le faltó tiempo para ponerse en contacto con ellos.

Los dentistas, enfermeros, protésicos y demás profesionales que forman el equipo se pagan su viaje. Pedro pidió una excedencia en su trabajo de un mes, se pagó los viajes, los seguros… Y se fue a trabajar jornadas de hasta más de 14 horas. Igual que él, el resto de voluntarios y socios de Dentistas Sobre Ruedas y la asociación AKABA, que este año se ha sumado al viaje con proyectos medioambientales.

En 2009, aunque la expedición duró dos meses, Pedro sólo fue uno. Los dos meses consisten en 15 días de bajada con los camiones, un mes trabajando y 15 días de subida en los vehículos. Del mes, estuvieron 15 días en Mauritania y 15 en Senegal. “Yo fui en avión hasta Nuakchot y volví en avión desde Dakar, estuve sólo los 30 días de trabajo. La mayor parte de la expedición nos volvimos en avión desde Dakar. Se quedaron algunos voluntarios y socios para subir los camiones”.

bebe-africanoLa idea es que con las clínicas móviles los dentistas se puedan acercar hasta los poblados más alejados de la asistencia sanitaria de los grandes centros urbanos. Llegar a esos lugares, sobre todo a Maghama, que está en pleno desierto, sin carreteras, es difícil. El alcalde del pueblo, Isfra, que se puso en contacto con Dentistas Sobre Ruedas para ofrecerles su pueblo y alrededores como destino, les esperó en Nuakchot para ir en el camión a Maghama “¡y hasta él se perdía!”. La prioridad de la organización son los niños. También se le da mucha importancia a la prevención, la formación y el desarrollo.